martes, febrero 13, 2007

Otra vez, descalzando mis pies,

desguantando mis manos,

despedazando este medio corazón,

puedo estar dentro de un cuerpo

maltratado, medio deshuesado,

descalcificado, imantado,

radiado.

El suicidio parece tener otro significado,

sin dejar ni una nota,

otra vez, descalzando estos pies,

manos éstas frías,

desentrañando el tiempo

que no estoy dentro de mi cuerpo,

deshuesado y maltratado,

tiembla con la idea de ser radiado,

o abandonado.

Te vas, latiendo corazón,

a veces hay tantas cosas imprescindibles.

Sumar siempre es difícil,

uno más uno es igual a tres.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal