domingo, diciembre 31, 2006

Se cierra la puerta,
la balanza de este año debería romperse para no darnos cuenta, de todo lo que no hemos cumplido,
sacos rotos de sueños,
los fracasos tapados con un paño,
un cuenco con 11 uvas, dos copas de champagne barato,
y el veneno de promesas que no valdrán nada tras la resaca,
siempre me sentí naufraga en esta isla gris que supone mi vida,
perdida en las noches, llegando a casa siempre descalza,
no he retomado mis clases de guitarra,
ni he leído los libros de este mundo donde no valen palabras,
no besado tu boca, ni he roto tu camisa,
ni arrancado tu corbata,
presa, agua contenida,
mi cuerpo es el 96 % de agua,
recipiente hermético,
con una grieta en mi lagrimal que siempre tiene pérdidas,
avería que no he reparado,
no he encendido una vela cada día que eche de menos su sonrisa

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal