jueves, marzo 10, 2011

No quiero tiempo, cuando haya tiempo,
ni quiero versos que ya he leído,
por no pedir, no pido nada,
y es tan grande lo que pido.

No quise flores en mi ventana,
ni el amor bajo las sábanas,
no pedí larga la primavera,
qué fuera el sol sin cielo,
y la luna sin estrellas.

No versé nada sobre el mañana,
solo al presente teñí de flores,
no pedí fuego ni mil amores,
solo imploré las tentaciones,
¿es mendigar lo que ahora intento?
si lo viví, es que fue mío,
lo que siento es solo tuyo,
lo que me queda es la nada,
y la nada es lo que pido.

Inmensidad del mar, me perteneces,
me abrumaste con mil venenos,
largo a la sinrazón,
que el corazón ha poseído,

todo aquello que fue versado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal