miércoles, diciembre 15, 2010

Oh, amor,
y te amo tanto, tanto,
que mi corazón se mece
en un vaivén sin descanso
como una barca,
como un suspiro,
se me van las palabras,
parece que van a amanecer
y se cuelgan,
se me escapan sobre las nubes altas.

Oh, amor,
te amo tanto, tanto,
que se me fugan los versos
en un atajo de besos
y sonrisas,
y se esconden tras las esquinas
las estrofas,
las genialidades que busco
se las llevan las olas del mar
pareciéndome todo vulgar y pobre.

Oh, amor,
amor, amor,
te amo tanto, o todo lo que sé amar,
que las palabras chispean,
se esconden en mi corazón,
y fluyen, fluyen lentamente,
y sonrojan los pétalos de mi flor,
como atardecer que se colorea de rojos,
naranjas y rosas,
y me parece, que esas palabras,
las que iba yo a decirte,
te las muestro mejor con mi mirada.

Oh, amor,
mi vida,
mi amante,
perdóname si me rindo hoy amor mío,
a mostrarte estos versos,
perdóname sin son pobres,
si desato mi boca como agua de mar,
si te entrego a medias esta palabra inacabada,
pero te amo tanto, tanto,
que mi impaciencia me mata,
y mi corazón se mueve con alas,
para mostrarte mis anhelos.

Oh, amor,
te amo tanto,
que mis versos se funden
entre risas y llantos.
Y me siento pequeña,
tan pequeña que no sé qué puedo entregarte.

1 comentarios:

Anonymous Martín ha dicho...

Qué amor, woow, qué manera de expresarse tan a bocajarro, anhelante, tanto tanto, ¿se puede así?

10:46 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal