miércoles, febrero 28, 2007

Última tarde de febrero

Ojos de lobo,
dices que muestro,
piel de cordero,
mienten mis versos,
del fuego yo me enamoro,
eso es todo lo que tengo,
mil mentiras, mil tesoros,
dos puertas tras el veneno de tus besos

------------------------------

no hay playas bajo tu cintura,
mis intenciones nunca son buenas,

------------------------------

me miras, con tus ojos de perro,
perro imponente,
ni siquiera sumamos medio siglo, dices,
con una voz tan sucia que da lástima,
envejece tu abrigo,
tu alma sólo llora,
ni siquiera sumas medio cuarto,
el petardo siempre explota bajo mi vientre,
elefantito, que duerme,
duerme, duerme,

-------------------------------

¿dónde lo aprendiste?,
embriaga la música esta parte del corazón,
no cierres el viento,

-------------------------------

tic, tac,
impulso, eléctrica,
como las mentiras que suelta mi boca,

-------------------------------

dos, tres, cuatro, uno,
otro pelo que cae,
me subo a las estrellas,
siempre que me caigo,
el sol, húmedo y frío,
que no calienta las cortinas de mi habitación,
a fuego lento no se calientan mis huesos,
aunque parezca mentira
dónde están los bersos que te debo en una cajita,
que nunca llevo el corazón encima por si me lo quitan......

--------------------------------

3 comentarios:

Blogger Minardil ha dicho...

Bersos en una cajita...soledad tremenda. No puedo comentar, quisiera decir que me gustó y que ya tienes otra voz para tu blog...pero gustar no es la palabra. Es azoro, azoro frío a la mitad de la garganta.

11:02 a. m.  
Blogger _ex.Lyda ha dicho...

Bajo ninguna circunstancia pretendo hacerme pasar por una voz autorizada para decirlo (jamás lo seré). De hecho, no espero que me creas (ni tú ni nadie). Pero si ya he llegado hasta aquí, no tengo nada qué perder (¿o sí?). Te pido (exigo, casi) que lo tomes como un consejo venido de la nada, salido de un blog más (finalmente eso es lo que soy). Siento (se siente y eso ya es ganancia) en tus versos la fuerza necesaria, digamos que necesitas apenas un pequeño empjoncito para educar esa voz (que grita) y volverla violencia agraciada. Sigue escribiendo, no nos quites el privilegio de leerte.

9:27 p. m.  
Blogger amoremachine ha dicho...

joel, mali poquito a poquito
vas teniendo el garito lleno,





éste poema me lo tatuo
con tu permiso.

bsoles

4:32 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal