martes, diciembre 26, 2006

Cabalgo

Cabalgo,
en mi caballo blanco,

no importan los días que acaban,
los que pasaron,
ni ese río,
que arrasa mi valle,
letras,
letritas que viajan por el aire,
encanto nuestro,
a base de sal,
alma
y salidas de tono,
un dolor que sólo me da la verdad,
que nace al verte,

cabalgo,

inventando tu nombre,
desconocido de pelo largo,
sonríe desde la sombra,
mentira de largo pelo,
sin educación,
su educación a base de arrugas,
un hígado siempre ebrio,
sueños en la piel,
contados a través de sus dedos,
acariciando esas notas que casi fluyen en palabras,

cabalgo,
con un corazón en la garganta,
lanzando alaridos,

tras las gafas del olvido
todo parece más claro,
no amo nada más que ese cuerpo marchito,
verte en otros ojos
con las mismas palabras,

volverte a ver siempre es un motivo,
para huir en las madrugadas,
cabalgo,

oh...!
mimo,
siempre habla mi espalda,
a base de caricias,
que no dicen nada,
y lo dicen todo,

oh...,
dios,
tritón de aguas tranquilas,
tan bohemio como siempre,
como nunca mi venda destapa mis lágrimas,
perlas negras que brillan más fuerte,
siempre que te acercas,
que tocas mi codo
y me gritas, a base de miradas,

me susurras
que no huya,
no me huyas,
dices,
trampa en la que siempre caigo,
en el mar de tus encantos,

cabalgo,
con la cintura partida,
a estas horas de la noche
ya no me siento los pies,

contando los versos,
versos de mármol,
en una escalera,
a base de pies descalzos.

1 comentarios:

Blogger amoremachine ha dicho...

Ella vió valquirias
viniendo de lo lejos y ancho,
listas para cabalgar
junto a los versos....
bueno no sé sieran valquirias o amazonas o yo no sé...peros es cierto que cabalgaban junto a los versos, en este caso los tuyos.

ya dije que me gustó, y aquí lo repito. y no me canso.

bsoles.

4:13 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal