lunes, noviembre 20, 2006

Sangre negra, o azul, o verde...

Sangre azul,
o verde,
o negra,

sangre que no colorea flores,
que las marchita,
déjalas sin perfume,

sin esa textura que sólo el amor aporta,
como savia pudre las raíces de este corazón,
corazón que no late,
por el que no pasa esta sangre,

azul,
o verde
oh negra sangre,

que me consume,
que no cierra heridas,
mas bien le mete piedras,

mirada negra de este ser,
interrogación que abarca mi cara,
mi alma,
este alma negra,
opaca como tierra volcánica,
lava arrasadora de toda flor,

azul,
oh verde sangre,
o negra

privando a la primavera
de ese perfume que la felicidad aporta,
porque infeliz eres

y destructiva,
porque es infiel
hasta en la mirada,
verde sangre que traspasa el iris,
que se clava entre los sabios de este ser vulnerable,

negra sangre,
o azul,
o verde,

desde lo alto del encofre,
me miras,
y dices que soy una despegada,

abofeteas a este corazoncito,
piedra negra,
carbón
por el que la sangre no pasa,

ni siquiera colorea mis mejillas,
y la sangre tiñe mi pelo,
no deja que las canas crezcan
en este alma que no crece,

acomodada entre la fuente de la juventud eterna,
que vive del agua de las noches.

Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger amoremachine ha dicho...

está es la que no leí antes,

joder lo que da de sí un paleta en un andamio.
asombroso y asombrosa tú.


un berso de guenas noches que mañana será otro día,

evidentemente

2:18 p. m.  
Blogger amoremachine ha dicho...

me remites al mes de abril,

esto necesita tiempo para leerlo y releerlo

porque vaya tela maja.

11:40 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal