sábado, noviembre 25, 2006

Pesadilla

Un demonio aparece de pronto en mi sueño. Se ha ido ese sabor a regaliz de mis labios, estos labios gruesos y oscuros, que sienten tanto odio por esta vida puta.

Al despertar, veo mis ojos en el espejo, casi llorosos, como hematíes, tras estas pestañas que enfrascan su mundo, un universo absurdo en el que brilla la esperanza. Tras mi cara encuentro una imagen borrosa, la sombra de la pesadilla, y es que no me dejan los fantasmas.

Con esa voz que me tiembla, y que me acusa, repetitiva, y absurda,

"Desearía morir, desearía morir"

Calla, cobarde, sé que seguiré adelante.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

hola bella, me vengo aquí
al calorcito de tus palabras.



ni puto caso a las vocecillas.

yonocreoqueseasnigunacobarde.

la otra tarde cuando te abordé, venias de compras por eso de las
depres....estaba en mi mundo no te hacía caso y lo siento.

estaba empeñado en saber en saber,
mi egocentrismo a veces me absorbe demasiado.
BSOL.

11:50 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal