miércoles, octubre 25, 2006

Cercando lobos

Lobito con coraza de niebla y aceituna,
lobito que andas buscando mi luna,
dices, no tienes miedo a la muerte,
dices que andas jugando la suerte.

Gota a gota mi mar se te entrega,
gota a gota mi alma se os pega,
lobito, disfruta la vida rugiendo,
lobito en mi nuca tus ojos sintiendo.
-----------------------------------

lobo con coraza de niebla,
piel de cordero destrozas,
dices que tienes miedo
al ver la mirada curiosa
nube negra recorres mi espalda,
y al volver la esquina
me destapas,
lo que me da más miedo
el silencio,

pero ahora no digas nada,
aquí terminan las palabras,
sin sombras ni sombreros
que lleven o lleguen a nada,
te voy a contar con la mirada,
dicen que el poeta,
no siente,
observa,
tiñiendo mis venas
la tierra,
de fuego,
el humo del alma
salen de tus dedos,
rifles me parecen tus palabras asadas,
huevo que se estalla junto al tomate frito,
dos euros me cuesta la tapa de ensaladilla,
se levanta ese señor que cojea,
un hombre lleva dos horas jugando a una tragaperras,
nunca entendí el color de las banderas,
dicen que debajo la mesa siempre está el perro,
dicen que bajo la manta siempre hay inviernos.

-----------------------------------------------

Me tapa un gordo seboso la pantalla del cine,
seis tiendas chinas en un barrio gitano,
dos cuentas corrientes gritandome roja,
y no merezco ni el amor vagabundo de una noche de verano,
y dice mi estómago que sólo me da miedo el silencio,
claro,
siempre que venga de tus labios,
la chimenea en otoño siempre está encendida,
por el río acampo en las primaveras,
y aunque me pierdo caminando en las aceras,
siempre me encuento un alma buena,
y me da chocolate siempre cuando quiera,
tock tock
ya es primavera,
jajajajajajajjajaja
risa que risa, cuenta la vieja,
noventa primaveras,
mira que vieja,
conociendo más otoños de los que quisiera,
desata las ramas de la enredadera,
siempre tu cabeza piensa cosas buenas,
regando las plantas en mitad del bosque,
no te sirven de nada las regaderas,
y aunque las hadas no mueren para siempre,
no pienso que la esperanza me traiga mi propia suerte,
dices que no soy tan valiente,
pues mira mis ojos y las puertas de mi soledad.

-----------------------------

Cercando los lobos
y siempre sola,
quitando piojos de los tristes versos,
ese sentimiento no me deja vivir,
no puede ni quiere salir,
el olvido llueve siempre en mí.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal