jueves, marzo 24, 2011

Me vienen los recuerdos, de mis días que hacen soñar a cualquiera, con mil cosas que contar, y que me ahorré decir, mirar al cielo para ver la luna, y solo ver las luces de una ciudad que calla y niega, no me calientes la cabeza con ideas de fortuna, de cuentos y de alacranes, que mi vida es vida ciega, y la vuelves vida muda, oh vida muda, si no cuento ya los puntos cardinales, ni me encuentro desnuda en mis palabras, como la experiencia del mendigo, en contar estrellas, y estrellados, descubriendo que el aire no tiene olor, solo viento y mentiras, y miradas que ya no muestran ni dicen más que lo de siempre.
______________________________

Se me amasa el amor en las entrañas, con tinta y veneno en llamas, sangre que late y nutre mi mirada, esa que aún soy capaz de dedicarte, sin ver más horizonte que las amapolas ardientes y febriles, no es tinta, ni sangre, eres tú quien recorres mis venas, y este amor en la distancia, quien arruga mi sentido, quien me cubre en un océano oscuro e inmenso, con mis labios amoratados y desbordados, des-esperando ser amados.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal