domingo, junio 04, 2006

sin subtitulos

Cuenta ranas

en vez de ovejas,

encuentra príncipes

con princesas,

cocos sin miedo,

miedo sin cocos,

fines sin cuentos,

cuentos sin fin.


Dejando arrastrarse

bajo los pies,

dejando el alcohol,

y el tabaco en un rincón,

entretiene a los niños

con su triste canción.


Ya no llueve en el fondo

del armario de la habitación,

no ve la orilla al otro lado

pero encuentra la silla del juzgado,

abogado cruel

que crucifica con los vientos del pasado.


En un blando mundo

sin semillas,

embalsamado,

contando cuentos,

jamás sin nunca,

nunca sin jamás,

de qué sirve

ahora

llorar,

gotea el tiempo,

sin llaves,

ni puertas que abrir o cerrar.


Sin subtítulos para descifrar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal