jueves, mayo 04, 2006

¡Despierta, carcoma!

Ojos cerrados,
ruidosas pestañas que se aúnan
ya pasa su mente hacia ese estado de muerte,
de silencio absoluto,
decadencia de todos sus sentidos
como droga que rompe todo equilibrio,
todo significado de lo vivo,
se consume la mecha,
se apaga la luz del camino.


Abre los ojos,
¡despierta, carcoma!,
encerrada en esta caja de huesos,
cráneo,
ataúd que encierras lo inerte,
lo dormido,
despliega tus frondosas pestañas,
como alas que baten hacia arriba
y hacia abajo,
la luz te abre un nuevo mundo,
un nuevo día que nace
a las 6:15 de la mañana,
el mundo revive, lleno de colores,
se enciende el motor que activa
ese cuerpo aparcado en tu cama.
¡Carcoma, despierta!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal