viernes, abril 14, 2006

traicionada por el límite de las palabras II

La muerte,
muerte oscura y silenciosa
pasa por mi ventana
y resulta osada.

Amanece la luz azul
de mis mañanas
vuelo hacia tus labios,
boca no humana,
que descubro sólo en sueños.

Y no sabe el corazón que sueña
cuando tanto ama,
(lanzas y puñales que arañan el alma)
(realidades)
y se besan las bocas,
aún sin dientes,
dientes perdidos hace años,
y sé que sólo sueños,
sueño que te veo en otros tiempos.
Dulce tañir
que me recuerda
a qué hemos venido.

La muerte
pasa oscura y silenciosa
por mi ventana,
casi osada.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal