lunes, abril 10, 2006

traicionada por el límite de las palabras

Tú, seco carbón
(antes corazón)
y pensar que fuiste espuma
quiero saber porqué dos manos,
sienten que el sol estalla en sus entrañas
(y se dejan, aun se aman)
quiero saber porqué la lluvia
seca mi alma
(los ojos llueven)
no queda sino el polvo
que cubre los cuerpos inertes
(hedor, muerte)
los segundos corren
hacia un desierto de sentimientos
(grano a grano se mueren los versos)
¿será este el color de la ira?
(sangre derramada sobre el suelo)
o quizá, es, sea,
la sombra que oculta mi destino
(existe??).

Palabras, ácido cítrico
que traspasa el alma
(amarillo de las mañanas).

Trozo de carne que me arrancó
besos del tamaño de glaciares
(alud que me entierra el deseo, HIELO).

Tengo tantas cosas que gritar
(traicionada por el límite
de las palabras).

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal