lunes, marzo 26, 2012

Te siento pequeño bajo mi tacto,
bajo mis ojos, bajo mi abrigo.
Te siento cálido y mío.
Mío, eres, hombre de ojos dulces,
color de caramelo,
mirándote, sonrío,
y vienen a mi sonrisa infinitos sueños.
La realidad quisiera, mi vida;
fuera canela y verso
para cubrir tus orillas
con mi sal y mi cielo;
ese mar de tu mirada que me roba besos;
hombre de ojos dulces
que me acarician,
me has hecho tuya,
en la red de tu silencios
estoy presa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal